Biometría y Derecho: tu cuerpo como contraseña

Biometría y Derecho: tu cuerpo como contraseña

Gracias al avance de la tecnología, esencialmente el procesamiento digital de señales, los sistemas biométricos se han puesto a disposición para la identificación y autenticación de personas. 

La Biometría es el conjunto de técnicas empleadas para verificar la identidad de las personas a partir de sus características fisiológicas o su comportamiento. Gracias a que cada ser humano cuenta con rasgos únicos, podemos utilizar nuestra fisiología para identificarnos frente a otras personas. Así, poseemos rasgos físicos y desarrollamos patrones de comportamiento que nos distinguen de otras personas.

Los sistemas biométricos actualmente son empleados para optimizar distintos procesos de la vida diaria como apertura de cuentas bancarias, compras por internet, checar el horario en el trabajo, desbloquear nuestro dispositivo móvil y nuestra computadora, entre otras cosas.

Biometría, trazo biométrico.

Por ejemplo, la identificación basada en la huella dactilar es la más antigua de las técnicas biométricas. Las principales ventajas de esta tecnología son su elevado grado de eficacia, la posibilidad de poder llevar a cabo comparaciones uno a uno, y su facilidad de uso. Por otro lado, Las imágenes faciales son la característica biométrica más comúnmente utilizada por los seres humanos para hacer un reconocimiento personal. La textura del iris se forma durante el desarrollo fetal y se estabiliza durante los dos primeros años de vida, por lo que puede ser utilizado como biométrico. Su textura lleva una información muy útil para reconocer a un individuo, por lo que resulta una de las formas de identificación biométrica más seguras.

biometrico articulo 2c 1

Sin embargo, no cualquier rasgo físico puede ser utilizado para identificar a un individuo, estos deben ser:

(i) Universales: Todos los individuos deben poseer esa característica fisiológica;

(ii) Particular: Ese rasgo tiene que poder distinguir a un individuo de otro;

(iii) Permanentes: No varía o varía poco a medida que el individuo se desarrolla;

(iv) Coleccionables: Deben existir tecnologías con las que se puedan captar y medir esos rasgos;

(v) Buen rendimiento: Las tecnologías deben identificar rápidamente al individuo;

(vi) Aceptables: los usuarios deben considerar que los métodos no son intrusivos ni perjudiciales.

(vii) Confiables: Robustos ante cualquier posible intento de evasión por usuarios o intrusos malintencionados. 

A diferencia de otro tipo de métodos de autenticación y verificación de identidad, el uso de medidas biométricas es más cómodo, pues es parte de nuestro cuerpo, no se puede perder ni olvidar, no tiene gastos de mantenimiento ni hay que renovarlo y es extremadamente difícil suplantar la identidad de otro individuo.

¿Cómo funciona un sistema biométrico? 

Para usar un sistema biométrico, primero es necesario realizar un registro de las personas a las que se dará el servicio; deben registrarse los biométricos de cada usuario en una base de datos. 

Satisfecho lo anterior, se puede utilizar de dos formas el sistema biométrico:

(i) Para identificar a la persona que tenemos enfrente, es decir saber quién es partiendo únicamente de la muestra biométrica que nos presenta; o,

(ii) para verificar la identidad de dicha persona o para responder a la pregunta de si esa persona es quien dice ser.

Identificación: En el primer caso, se compara la muestra de la persona con todos los patrones biométricos que tenemos almacenados en la base de datos para identificar realmente a quién pertenece. 

Verificación: En el segundo caso la verificación es diferente. La persona declara su identidad utilizando algún documento o medio de identificación, como una contraseña o tarjeta y a continuación se toman sus muestras biométricas para compararlas con las que tenemos almacenadas en la base de datos. 

Ambos son útiles y funcionan en casos distintos. 

Biometría y Derecho 


Como mencionamos en el artículo de “CUID” anteriormente , el 3 de diciembre de 2020, los miembros del Congreso de México pusieron a discusión el Dictamen para aprobar la Ley General de Población (el “Dictamen”). El Dictamen propone implementar la Cédula Única de Identidad Digital (“CUID”) como reemplazo de la Clave Única de Registro de Población (“CURP”) y la aplicación del uso de datos biométricos al momento de generar dicha Clave. Además, se propone que los datos obtenidos sean inscritos en el Registro Nacional de Población, para que a través del Servicio Nacional de Población, prestado por el estado a través de la Secretaría de Gobernación, se valide, verifique y acredite la identidad de las personas.

La implementación de un sistema de autenticación por medio de datos biométricos para la identificación de personas a nivel federal representa un gran avance en el desarrollo de la infraestructura pública mexicana y desde nuestro punto de vista ofrece beneficios para todos los actores de la sociedad.

En primer lugar, la implementación de este tipo de tecnologías es un medio eficiente para identificarse en cualquier ámbito de la vida con mayores facilidades que una identificación física. Además, el registro de población a través de la captura de datos biométricos aumenta la seguridad de los procesos y actos jurídicos celebrados con la “CUID” o CURP biométrico.

Todos los productos de TRATO están actualizados tecnológica y legalmente, por lo que podrás utilizar la Cédula Única de Identificación Digital, tu futuro documento de identificación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email