¿Por qué ahorras contratando TRATO?

A partir del reconocimiento del Comercio Electrónico, el desarrollo de distintos procesos jurídicos se ha simplificado. En específico, la creación de los Contract Lifecycle Management (CLM).

Photo by Kaitlyn Baker on Unsplash

Al iniciar un negocio en internet se suele desproteger una de las cosas más importantes del emprendimiento, la idea.

Hoy nacen muchas ideas. El escenario de emprendimiento en México es muy alentador para jóvenes que desean ser independientes y explotar su creatividad al máximo en negocios que involucran tecnología. Pero, no todos se animan por aprender a programar porque dicha tarea, por sí misma, requiere de cierta inversión de tiempo.

Entonces se acercan con sus compañeros de Universidad o se integran a un grupo de MEETUP para “reclutar” a un desarrollador o programador estrella que materialice su idea. Pero, dadas las prisas de “ser los primeros” en el mercado, dejan a un lado uno de los aspectos más importantes de esta relación: establecer en un documento el acuerdo sobre la propiedad intelectual del servicio y/o producto solicitado.

Días, meses o años después de creado el producto y cuando el proyecto empieza a cobrar importancia en el mercado, un abogado llega y les pregunta ¿Eres el titular de los derechos patrimoniales?

*Derechos Patrimoniales: Derecho que tiene el autor de una obra (programador, p.ej) de explotarla de manera exclusiva o de autorizar a otros su explotación.

La Ley Federal del Derecho de Autor que regula la materia, señala que la empresa o persona física que comisione la producción de una obra le corresponden los derechos patrimoniales que incluyen, las facultades de divulgarla. Sin embargo, ¿qué ocurre si no existe evidencia de esa comisión o encargo? Ejemplo: Le pediste a tu desarrollador que programara la página web de tu proyecto, pero al no existir evidencia de dicha solicitud, el programador podría registrarlo e indicar que el programa es producto de su propia idea y por ende, es el autor y único beneficiario de la misma.

“Aún y que intentes mostrar evidencia derivada de correos electrónicos u otra comunicación, dado que no existe un CONTRATO SOBRE OBRA POR ENCARGO, que establezca en términos claros y precisos el acuerdo entre tú y el programador, prevalece lo que más le favorezca al AUTOR, en este caso, el programador.

De haber un contrato que muestre que le encargaste la realización de dicha obra, el artículo 83 de la ley citada presume que eres el titular de los derechos patrimoniales sobre la obra y por ende, puedes divulgar, reproducir o incluso distribuir la misma.

En el caso de que exista entre el programador y tu empresa una relación laboral, salvo pacto en contrario, el empleador es el titular de los derechos patrimoniales. Esto se establece en un apartado específico sobre los programas de computación y las bases de datos.

De ahí que es importante que exista por lo menos un documento que acredite la relación que tienes con tu programador. Ahí podrías no solo aclarar el tema de quién puede, o no, reproducir o explotar la obra, sino también otros temas importantes como:

  • ¿Hasta qué parte del programa es de tu empresa?
  • ¿Algunas partes del código pueden ser reproducidas para ofrecer otro servicio que “se le ocurra” al programador?
  • ¿Qué pasa cuando el programador quiere vender o regalar partes del código a un amigo?
  • ¿Puede el programador presumir como resolvió el desarrollo de tu idea en una fiesta?

No solo es un gran riesgo dejar a terceros (jueces, árbitros o potenciales inversionistas) la interpretación sobre quién cuenta con los derechos para explotar el producto o servicio, sino también no tener en claro temas de confidencialidad y alcances del servicio prestado. Por ello mismo, debes de asegurar en un contrato desde un inicio, que a raíz de tu idea o proyecto, contrataste a un desarrollador para que la plasmara en un programa de computación; que tu empresa es la titular de los derechos patrimoniales; que en virtud de ese derecho, solo tu empresa puede hacer uso del código.

¿El peor escenario? Le dedicas tiempo y dinero a desarrollar un producto o servicio con apoyo de programadores y éstos mismos abandonan tu proyecto y se van y se convierten en tu principal competencia (¿nos recuerda del tema de una película?)


¡No te arriesgues, el contrato evitará dejar dudas y que tomes mejor control en el tema!

1. Reducción de costo de Operaciones

La contratación física hará que por lo menos un delegado de cada participante se traslade al lugar de la celebración. Esto quiere decir que para la firma del documento será necesario que las partes realicen gastos de transporte para la negociación y firma del contrato, igualmente, en caso de que las partes decidan enviar los documentos por correspondencia, tendrán que pagar los gastos de envío y recepción. En ambos casos, además de los gastos económicos tendrán que invertir tiempo.

Por otro lado, la negociación y contratación por medios electrónicos permite que los participantes desarrollen la construcción y firma de dichos documentos digitales desde cualquier lugar del mundo, en tiempo real, sin necesidad de realizar gastos de transporte, envío o recepción, además de ahorrar tiempo.

2. Reducción de costos en material 

Asimismo, celebrar contratos en tinta y papel requiere que los participantes cuenten con el equipo y material necesario para la impresión de todos los documentos que integran al contrato.

En principio pareciera ser un gasto menor, sin embargo con el tiempo representa uno importante, además de prevenir la impresión excesiva de papel y por lo tanto la afectación al ambiente.

Con el uso de un CLM, no tendrás que realizar gastos en material, sino que podrás utilizar cualquier dispositivo electrónico con acceso a internet que esté a tu alcance, ya que los servicios ofrecidos por la plataforma de TRATO funcionan en la nube.

3. Reducción de costos en resguardo de documentos

El almacenamiento y la búsqueda de documentos físicos es un costo que tendrás que considerar si continúas celebrando contratos de manera convencional. Pagarás la compra o renta y el mantenimiento del lugar en el que se resguarden el papel y la búsqueda manual hará que encontrarlos tome una suma de tiempo considerable.

Por otro lado, el uso de medios electrónicos, en específico de un CLM ofrece el almacenamiento de documentos en la nube, por lo que el resguardo y la búsqueda de documentos será sencilla y no representará un gasto extra para ti.

4. Mayor seguridad 

En caso de repudio de la firma por cualquiera de los participantes en un contrato físico, únicamente puede cerciorarse de la identidad de las personas a través de la pericial en materia de grafoscopía.

El uso de medios electrónicos representa mayor seguridad para los participantes de un contrato ya que una firma electrónica avanzada debe estar vinculada de forma exclusiva al firmante, identificarlo, ser creada a través de medios que el firmante mantiene bajo su exclusivo control, haber estado vinculada a los datos con los que se relaciona y ser capaz de detectar cualquier cambio en dichos datos.

En ese sentido, la firma electrónica ofrece mayores elementos de seguridad, además en TRATO creamos blindajes electrónicos basados en sistemas de biometría para que protejas los documentos que trabajes en la plataforma digital, así como para facilitar el reconocimiento de los participantes de un contrato en caso de controversia.

5. Eficiencia (hace que los colaboradores puedan ocupar su tiempo en las cosas importantes [contenido, fondo, documentos])

El empleo de medios electrónicos eficientiza los flujos de contratación de las áreas legales, de manera que los miembros del equipo pueden ocupar su tiempo en funciones más relevantes como el contenido, fondo y obtención de documentos necesarios para la celebración del contrato electrónico.

6. Compliance (seguimiento, trazabilidad)

Las herramientas tecnológicas facilitan la observación de los procesos de contratación. En TRATO puedes dar seguimiento a la trazabilidad de los documentos electrónicos gracias al sistema blockchain. 

Conoce más sobre el pagaré blockchain.

Así, como conclusión los beneficios de utilizar un CLM como TRATO son:

(i) Eficiencia de procesos, implementar el uso de este tipo de herramientas permite que los usuarios ahorren tiempo y dinero;

(ii) Inmediatez, la gestión de los contratos digitales resulta tan sencilla como entrar a la aplicación de mensajes instantáneos del celular;

(iii) Control, las plataformas digitales para la gestión de contratos electrónicos permiten el control total y absoluto sobre la creación y gestión de documentos jurídicos.

Implementar el uso de una plataforma tecnológica como TRATO es muy sencillo, ya que está preparada para digitalizar tus flujos de contratación, por lo que representa  el primer paso para digitalizar tus procesos jurídicos.

Digitaliza tus procesos

Con TRATO puedes firmar tus contratos o documentos digitales con la seguridad de la tecnología blockchain para toda tu gestión de tu área legal.

Continúa leyendo